De Minimis Tax Thresholds and Cross-Border E-commerce
De Minimis Tax Thresholds and Cross-Border E-commerce
Wed 11/07/2018 - 19:26

Umbrales tributarios de minimis y comercio electrónico transfronterizo

La estrategia de umbrales tributarios De Minimis es un asunto de creciente interés en el comercio electrónico transfronterizo. Cuando un artículo que se compra por internet pasa una barrera aduanera, su valor se compara con el nivel De Minimis (término latino que significa “desde el más pequeño”) establecido por el gobierno del país de destino; por lo general en la forma de una cifra monetaria. No se aplican tarifas ni impuestos si el valor de un artículo está por debajo de este nivel. Sin embargo, si el valor de un artículo está por encima de este nivel, está sujeto a cargos adicionales. El rápido crecimiento del comercio electrónico ha revelado el carácter anticuado de muchos regímenes De Minimis por todo el mundo, y muchos mercados importantes están aplicando métodos para adaptar sus estrategias fiscales.

La mayoría de los niveles De Minimis históricamente se establecieron para métodos de comercio tradicional, y muchos diseños existentes ahora afectan de forma involuntaria a las actividades de comercio electrónico. Sin embargo, alterar los valores De Minimis puede ser una decisión difícil y controvertida para los gobiernos nacionales al tratar de equilibrar las ventajas de los fabricantes locales (y los trabajos) frente a las necesidades comerciales de los ciudadanos. Los cambios a los niveles De Minimis inevitablemente perturbarán a alguno de estos sectores. Es función de un gobierno determinar si los beneficios de tales cambios compensan las posibles consecuencias financieras o políticas nacionales. Para el comercio minorista por internet, los costes añadidos debido a tarifas e impuestos pueden dar como resultado niveles más altos de abandono de cestas durante el proceso de pago. Estos costes pueden, a su vez, reducir el atractivo de una página web para los clientes de determinados países, o forzar a estos clientes a usar opciones de mercado gris o agentes daigiou (“compras en nombre de otra persona”) para evitar cargos mayores.

En 2017, GEODIS encargó un estudio para revisar los distintos planteamientos en cuanto a las reglas De Minimis a nivel internacional —en particular en lo que concierne a productos por internet de menor valor— y cómo los gobiernos están adaptando sus leyes fiscales. Examinamos y comparamos 17 de los principales comercios electrónicos en los cinco continentes durante el transcurso de este estudio. En resumen, encontramos que los enfoques internacionales en cuanto a los niveles De Minimis se pueden dividir a gran escala en tres grupos: proteccionista, competitivo y estacionario.

Proteccionistas

Proteccionistas

El comercio electrónico tiene el potencial de suponer una amenaza para los mercados nacionales tradicionales, en particular donde determinados productos son difíciles de obtener o tienen altos impuestos a nivel local. Los precios internacionales más bajos, las múltiples opciones de entrega y la mayor variedad de productos pueden traducirse en un gasto significativo dirigido hacia comerciantes minoristas extranjeros, y poner presión en los gobiernos para que defiendan las empresas y los trabajos nacionales.

Una de las pocas herramientas efectivas disponibles para los gobiernos es hacer menos atractivas las compras por internet transfronterizas mediante impuestos más altos o rebajando los niveles De Minimis. Esto es lo que sucede en Canadá, donde el umbral De Minimis se estableció en los años 80 en solo 20 dólares canadienses, principalmente para defender la industria local. Aunque el régimen De Minimis de Canadá es popular entre los fabricantes residentes, recientemente ha demostrado suponer un importante impasse en el bloque comercial NAFTA y es muy impopular entre los compradores por internet canadienses. Una encuesta reciente sugiere que al 76 % de los canadienses les gustaría ver incrementado el límite al menos a 200 dólares canadienses, cantidad que seguiría estando por debajo de los Estados Unidos (800 USD).

El potencial de ingresos añadidos por unos impuestos más gravosos para los productos extranjeros comprados por internet puede ser el principal argumento de un enfoque De Minimis proteccionista. En el segundo trimestre de 2017, Australia tenía prevista la reducción de su valor De Minimis de 1000 dólares australianos a 0 dólares, como método para generar imposición tributaria en el comercio electrónico internacional. Sin embargo, el Senado australiano retrasó la implementación a julio de 2018 debido a las dificultades a la hora de determinar cómo se iban a recolectar los impuestos adicionales. Hoy en día, sigue siendo un tema de debate abierto. En teoría, un límite de cero puede parecer atractivo para los gobiernos. Sin embargo, una contrapartida para este argumento es que el coste de procesar artículos de bajo valor supera los ingresos ganados, anulando, por tanto, cualquier beneficio para el erario público del gobierno.

De todos los enfoques proteccionistas, el de China es el más complejo, pero a la vez el más adaptable al comercio electrónico internacional. Introducido en 2016, la ley reduce el nivel De Minimis a 50 CNY (7 USD), usando un sistema de importación estratificado que aplica un límite De Minimis anual y por transacción a cada usuario. Esto garantiza que los que compran por internet de forma ocasional no tienen que pagar impuestos tan excesivos como los que hacen compras por internet frecuentes y de gran valor.

Competitivo

Competitivo

Los gobiernos que tienen un enfoque competitivo en cuanto a los niveles De Minimis buscan abrir tanto las líneas nacionales como las transfronterizas para los consumidores. En algunos países, como Hong Kong, llevan décadas establecidos índices altos o no existentes en De Minimis y forman parte de la psicología comercial nacional. De hecho, son parte de un enfoque económico más amplio dirigido a atraer el comercio internacional. Otros, como Indonesia o Estados Unidos, han aumentado recientemente sus niveles De Minimis con la esperanza de que un comercio internacional mayor estimule también los mercados nacionales.

Estacionario

Los regímenes fiscales De Minimis estacionarios son, con diferencia, los más habituales y se pueden subdividir en dos grupos principales:

Relación madura entre comercio electrónico e impuestos

Países como Japón —con una relación madura entre comercio electrónico e impuestos— con frecuencia reconocen el impacto que el comercio electrónico transfronterizo provoca en su población. Aunque muchos países en esta categoría mantienen bajos niveles De Minimis, han apoyado las importaciones internacionales mediante el establecimiento de procedimientos aduaneros simplificados o reduciendo los impuestos por encima de los niveles De Minimis. Otros, como Corea del Sur y los Emiratos Árabes Unidos, apoyan el comercio electrónico transfronterizo multiplicando los tratados de comercio existentes con los países vecinos o con los mercados de origen.

Relación inmadura entre comercio electrónico e impuestos

Las relaciones inmaduras entre comercio electrónico e impuestos derivan del crecimiento sin precedentes del comercio minorista electrónico y la incapacidad de los gobiernos de adaptar sus sistemas de impuestos de importación en consecuencia. La Unión Europea admite abiertamente que su umbral De Minimis actual de 22 € es obsoleto, ya que se estableció antes del surgimiento del comercio electrónico como una importante fuerza económica. Es posible que los países que todavía tienen que ajustar sus disposiciones fiscales a las modernas tendencias de comercio electrónico transfronterizo estén sencillamente observando cómo funcionan las políticas proteccionistas o de mercado abierto para implementar una estructura fiscal adecuada.

Estacionario

Durante los próximos años, los límites De Minimis para el comercio electrónico transfronterizo se convertirán en un tema de debate más frecuente para los gobiernos nacionales, los proveedores de logística y el comercio minorista por internet. Podemos esperar cambios en los niveles De Minimis existentes tanto en mercados emergentes como maduros. Los proveedores de logística deberían revisar estos cambios a intervalos periódicos como parte de su política básica.

Share it

Oferta de GEODIS

¿Necesita
ayuda?

Manténgase
informado