Véhicules autonomes et robots collaboratifs : des solutions d’avenir en entrepôt
Véhicules autonomes et robots collaboratifs : des solutions d’avenir en entrepôt
Thu 09/08/2018 - 21:02

Vehículos autónomos y robots colaborativos: soluciones para los almacenes de hoy

Los robots y los vehículos autónomos han sido desde siempre símbolos de un futuro de ciencia ficción. Ahora son una realidad con considerable potencial de transformar la industria y las cadenas logísticas.

La llegada de los coches y los camiones autónomos es, sin lugar a dudas, una de las revoluciones más importantes en la carrera por la innovación. Los anuncios de nuevos desarrollos se siguen unos a otros a un ritmo cada vez mayor, y estas tecnologías ahora parecen estar al alcance de la mano. No obstante, todavía hay mucho camino que recorrer antes de que estos vehículos puedan ser habituales en las carreteras. “Estas tecnologías necesitan ajustes para garantizar una total seguridad en todos los contextos”, explica Philippe de Carné, director de Innovación y Excelencia Empresarial en GEODIS. “Pero lo primero y más importante, es abordar numerosos problemas societarios y sociales, como la aceptación del público y cuestiones relacionadas con las tendencias laborales. Seguimos todas las facetas de esta cuestión muy de cerca. Al mismo tiempo, cada vez más materiales operativos incluyen ya estas tecnologías en los centros de trabajo y los almacenes”.

De hecho, el MHI Annual Industry Report de 2017 muestra que la implementación de estas tecnologías sin conductor ya ha comenzado: el 8 % de los encuestados ya utilizaban vehículos sin conductor o drones, y cerca del 30 % piensa usarlos en los próximos cinco años.

La adopción de tecnologías de vehículos sin conductor y drones en los próximo seis años

Estas tecnologías de conducción autónoma todavía tienen riesgos. No obstante, son más fáciles de controlar en determinados ambientes, como en centros de trabajo y almacenes especializados. Las tecnologías “sin conductor o piloto” ya se utilizan habitualmente para mover mercancía, preparar pedidos e incluso hacer inventarios. Usan la última generación de sensores, cámaras e inteligencia artificial para encontrar las rutas óptimas hasta el destino deseado, todo ello mientras se comunican con los sistemas de información de la empresa, interaccionan con los empleados, navegan sorteando obstáculos y reajustan su trayectoria. Y lo que es más importante, llevan a cabo estas operaciones a la vez que mantienen las distancias de seguridad con los trabajadores y con los objetos que los rodean.

A continuación describimos cuatro ejemplos de cómo utilizamos la tecnología sin conductor en GEODIS.

Carretilla elevadora autónoma

El progreso de los vehículos autoguiados (AGV) para este tipo de equipos ha ido evolucionando desde hace tiempo, pero hasta ahora ha sido insatisfactorio. Anteriormente, eran demasiado caros, demasiado complicados de implementar y no muy flexibles. “Para abordar esto, GEODIS está trabajando en la actualidad en el desarrollo de una carretilla elevadora autoguiada que cuenta con las tecnologías de inteligencia artificial y autoconducción más avanzadas”, explica de Carné. “Este proyecto podría aumentar de manera considerable la productividad, pero también las condiciones de salud y seguridad, al reducir los esfuerzos de los empleados y racionalizar los movimientos”.

Robot autónomo de preparación de pedidos

La carretilla elevadora es una herramienta adecuada para cargas pesadas cuando hay que manipular palés enteros o paquetes voluminosos. Pero la expansión del comercio electrónico ha llevado a una explosión de pequeños pedidos que se envían a almacenes con un gran número de SKU, lo que produce rutas de procesamiento cada vez más largas.

Para hacer frente a estos nuevos retos, GEODIS ha introducido robots autónomos más pequeños, que se despliegan en flotas. En lugar de cruzar todo el almacén con un carro pesado a remolque, los preparadores de pedidos tienen zonas asignadas (un concepto conocido como “preparación por zonas”). El robot sigue una ruta optimizada de estación a estación dependiendo del pedido que se está procesando, y finalmente regresa a su base para el embalado final del producto. El diálogo entre el robot y el preparador se produce a través de interfaces muy fáciles de utilizar y la capacidad de la máquina de reconocer al empleado. Este enfoque ha permitido a GEODIS doblar la productividad de sus equipos y reducir la fatiga de los empleados.

Les « Cobots » , robots collaboratifs

“Cobots”: robots colaboradores

Aunque la automatización existe en los almacenes desde ya hace algún tiempo, todavía está limitada debido a los altos niveles de inversión que requiere y a la total falta de flexibilidad que ofrece. Nuestras cadenas de suministro, por el contrario, tienen que ser cada vez más ágiles. Por tanto, los cobots proporcionan un tipo mucho más adaptativo de robotización.

Estos nuevos robots proporcionan una gama diferente de opciones: son menos potentes (y por tanto menos peligrosos), son capaces de movimientos más complejos, están equipado con numerosos sensores y capacidad de memoria, y se pueden instalar rápidamente en una nueva configuración de estación de trabajo. En la fase de aprendizaje, un operario humano guía el brazo del robot para que pueda memorizar los movimientos que va a necesitar efectuar. Después, el cobot puede llevar a cabo las tareas directamente. Estos robots son perfectos para tareas repetitivas sencillas, y permiten que los empleados dediquen su tiempo a actividades de mayor valor añadido y menos tediosas.

Rethink Robotics

Por ejemplo, GEODIS ha abierto el paso al robot Sawyer —un brazo robótico de siete ejes de Rethink Robotics— para usar en uno de sus almacenes italianos, donde efectuará actividades de kitting y embalaje por contrato.

Drones

Debido a su dimensión extremadamente futurista, los drones estimulan la imaginación con su potencial para realizar entregas por aire. Hoy en día, el número de proyectos que se prueban sobre el terreno son incontables. Sin embargo, ese último kilómetro en la entrega todavía está lejos de ser una realidad operativa por motivos de seguridad y de las limitaciones físicas (peso y distancia) que influyen en las capacidades de estas máquinas en términos de transporte de artículos. Pero además de las aplicaciones operativas de los drones aéreos, en campos como la supervisión y la seguridad, GEODIS ha desarrollado una aplicación innovadora para ellos con el inventario automatizado. “Con nuestro socio Delta Drone, hemos resuelto varios problemas complejos”, explica de Carné. “Entre ellos, la autonomía de la batería, el control automático desde dentro del edificio y la capacidad para tomar imágenes de alta resolución. Con esta solución única, podemos llevar a cabo inventarios automatizados durante las horas de cierre, y hacerlo con unos costes muy bajos”. Este dron de inventario, ahora en fase de producción industrial, se puede desplegar en cualquier almacén por encargo.

Aunque todavía estemos algo lejos de tener camiones sin conductor o drones que hagan entregas de paquetes, la robotización y la proliferación de equipos autónomos ya son una realidad operativa. Estas tecnologías traen consigo la ventaja añadida de un aumento muy significativo de la productividad y la fiabilidad, así como la reducción de los riesgos de salud y seguridad para nuestro personal humano.

Share it

¿Necesita
ayuda?

Manténgase
informado